La iglesia del Monasterio de San Clemente “El Real” - GuiasdeToledo
1416
single,single-post,postid-1416,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-theme-ver-10.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
san_clemente_toledo_014

La iglesia del Monasterio de San Clemente “El Real”

Poder hacer una visita guiada al Monasterio  de  San Clemente El Real es un auténtico orgullo. Es uno de los grandes desconocidos de la ciudad de Toledo,  y desde que en  el año 2000 con la exposición internacional “Carolus” se abrieron al público muchos de estos conventos, hasta hoy en día, disfruto cada vez que tengo oportunidad de visitarlo.

Yo como guía oficial desde el año 2003, he realizado rutas  guiadas a  muchos grupos que me pedían algo distinto de la ciudad. Y realmente este convento da significado a Toledo como ciudad Patrimonio de la Humanidad.

He podido ir viendo todas las restauraciones  que se han realizado  en todo este tiempo en sus  interiores y llego a la conclusión que estos conventos están siempre en una renovación continua.

Empezamos la visita guiada abriéndonos la puerta sor Pilar, hermana encantadora, por la portada plateresca que Alonso Covarrubias trazó y que en el último año ha sido vilmente expoliada, una portada con San Clemente en la parte superior, (el  23 de noviembre se celebra su festividad). Ese mismo día el 23 de noviembre de 1221 nació en la ciudad de Toledo Alfonso X el Sabio, uno de los personajes más importantes que, para mí, ha tenido  Toledo.

Nos adentramos en la iglesia y ya solo echar un vistazo nos sorprende la belleza extraordinaria trazada por nuestro gran Alonso Covarrubias según se especifica la escritura de concierto el 17 diciembre de 1534 y realizada entre 1534 y 1541 consta de una sola nave con dos tramos, al poco de construirse en 1557 el convento sufre un incendio el día de Santa Apolonia a dormirse una  religiosa en  el coro con  una candela en  la mano que afectó a la iglesia y al coro la restauración se efectúa de 1562 y  vuelve a  intervenir Alonso de Covarrubias.

Con un retablo excepcional de Andrés Sánchez Cotán de 1579 son de destacar las esculturas de las calles laterales con San  Benito, San  Gregorio, San Idelfonso, San Bernardo, San  Malaquías y San Froilán y por supuesto en la parte superior a San Clemente patrón de monasterio.

Encontramos, coronando,  en lo alto del retablo,  los escudos de Felipe II en sus laterales.

Tenemos (muy cerquita del altar) el sepulcro del infante don Fernando hijo de Alfonso VII, debido al cual este convento recibe el título de Real

Los retablos laterales , con obras de Diego de Aguilar, como “el Bautismo de Cristo” o “San Juan Evangelista en Patmos” realmente muy muy interesantes.

Por todos  es conocido en Toledo, como los vestidos pertenecientes a Isabel de Valois y su hija Isabel Clara Eugenia los encontramos actualmente en las imágenes de la  Virgen del Rosario y la Virgen de la Salud.

Dos rejas dobles separan la iglesia del coro, con un retablo de alabastro del comulgatorio obra de Francisco Ximeno hacia 1580 y del ensamblador Toribio González. Es un retablo en alabastro clasicista con las virtudes cardinales y la última cena. Y flanqueando la ventana (por la cual las hermanas recibían la comunión),  las imágenes de San Juan Evangelista y San Bernardo.

Este comulgatorio es una maravilla, no solo por su clasicismo, sino también por sus detalles.

Es de destacar el papel de mecenazgo de algunas abadesas  (como María de Rojas, que siempre la incluyo como una gran mujer ilustre toledana) la cual potenció en el siglo XVI la construcción de esta Iglesia.

Dejo, para otro artículo, el coro del convento, (con una sillería de Felipe Vigarny),  o los cuadros de  Luis Tristán o de Pedro Oriente.  O el artesonado del refectorio con los escudos de Fernando III y de Beatriz de Suabia, su primera esposa. O la joya que supone la sala capitular con los frescos  encontrados no hace mucho, góticos lineales.

Tampoco deberíamos olvidar la relación con este edificio, de Santa Teresa de Jesús,  o María Teresa Borbón y Vallabriga  (Duquesa de Chinchón y esposa de Godoy), entre otras mujeres ilustres.

Para terminar esta pequeña visión de la iglesia de San Clemente, destacar a Balbina Martínez Caviró y su obra maestra “Conventos de Toledo”, mi libro de cabecera y en mi opinión, el mejor libro sobre los conventos de Toledo.

Y desde aquí honrar, homenajear y admirar a todas las religiosas de nuestros conventos y monasterios de Toledo. Grandes mujeres de fe, de devoción, de dedicación y que han dejado, dejan y dejarán una huella imborrable en la historia de Toledo.

 

Ricardo Gutiérrez Gómez

Guía Oficial de Turismo de Toledo

No hay Comentarios

Lo siento, los comentarios están cerrados en estos momentos.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar